Tratamiento de suelos

    Los pasos que seguiremos para el tratamiento de un suelo, se adaptará a las necesidades y al estado del mismo:
    FREGADO CON MÁQUINA
  • Fregado de toda la superficie con máquina rotativa de baja o media revolución, para sacar toda la suciedad que pudiera haber incrustada. Una vez limpia la superficie, se procederá al pulido o devastado de la misma.

  • >PULIDO
  • Pulido de una superficie se aplica para eliminar los resaltes o desperfectos producidos por el uso, que consiste en devastar el pavimento mediante la utilización de mini discos de diamantes abrasivos colocados en una máquina rotativa de baja velocidad, hasta obtener la textura idónea para posteriormente cubrir la zona con un tapa-poros que nos permitirá realizar el abrillantado o cristalizado.

  • ABRILLANTADO O CRISTALIZADO
  • Se realiza después del devastado del suelo, o cuando éste ha perdido su brillo inicial y el buen estado del pavimento no precisa pulido. Consiste en aplicar una serie de componentes esenciales sobre el mármol, que proporciona un brillo natural y duradero. De esta manera, se consigue proteger el pavimento, sellando el poro para impedir la absorción del agua, aceites, grasas y otros productos que pueden manchar el suelo, formando una película de cristales que ofrece una sensación visual de espejo ( abrillantado ).